Lección 220

No soy un cuerpo. Soy libre. Pues aún soy tal como Dios me creó.


1. (200) No hay más paz que la paz de Dios.

 

Que no me desvíe del camino de la paz, pues ando perdido por cualquier otro sendero que no sea ése. Mas déjame seguir a Aquel que me conduce a mi hogar, y la paz será tan segura como el Amor de Dios.

 

No soy un cuerpo. Soy libre.

Pues aún soy tal como Dios me creó.

 

 



Lección del día





Boletín mensual